Archivo del blog

sábado, junio 04, 2011

LOS COLORES DE MÉXICO


Texto y fotos de Julie Sopetrán

Mula cargada de flores en Morelos

La primera vez que visité México, me llamó mucho la atención los colores, la intensa luz, las paredes de muchas casas pintadas a lo vivo, la variedad de flores. Entonces supe, que Europa se quedó muy retrasada en jardines, en invernaderos, en cantidades de flores cultivadas. Los jardines indígenas fueron muy anteriores a los que nos ofrece Italia, Inglaterra, Francia…
Mulas cargadas de campasúchil, papayas abiertas sobre las mesas familiares, jitomates, globos, artesanías populares, México además de sabor es color.

Papaya

En Michoacán, conocí la amapola morada, la camelina, el cempasúchil, la fucsia, el crisantemo gigante, la espuelita de varios colores, las blancas y amarillas mascotas, los colores encendidos de las begonias, los alcatraces, los cocomites que sólo abren un día y desaparecen, las nasturcias, las manitas y tantos y tantos nombres nuevos para mí y viejos para los nativos de estas tierras… Como la rosa, los nardos, la flor de Nochebuena, conocida como “cuetlaxóchitl”, usada como colorante, porque teñía de púrpura y amaranto las fibras de algodón. Las dalias, la rosa laurel, llamada también “cacaloxótil”; el girasol, la hierba del burro y las maravillosas orquídeas...  Tantas y tantas flores originarias de México. Original es la rosa de Guadalupe, de color beige y las españolas que allí llaman de Castilla, traídas y llevadas por los conquistadores. El mismo Cortés lo describe cuando habla de los mercados de flores.

Y es que en todos los lugares de México hay flores, en aquellos más pobres y en los más ricos, porque la naturaleza no distingue condiciones sociales.
Las buganvillas están por todas partes. Aunque dicen que la flor más preciada en México es la dalia, a la que los aztecas veneraban, “xicamiti”, planta que, Vicente Cervantes, envió a España en 1784. Pero si alguna flor es originaria de México, es el nardo, tan madrileña, pero aún más mexicana, ya que a España, la llevaron de México.


La orquídea es otra de las flores nativas, pues sólo en Chiapas, existen más de setecientas especies diferentes.  Creo que merece la pena visitar México sólo por contemplar sus flores. No sólo en Michoacán, también en Morelos, Cuernavaca es un auténtico jardín, por la ciudad, cuando yo la visité, volaban las mariposas, tanto en calles como en plazas y jardines. En Puebla, en Tlaxcala, en Oaxaca, en Acapulco, en Guanajuato, en Jalisco y hasta en la misma ciudad de México.

                                                Una de las esculturas mostradas en una calle de Morelia - Día de Muertos

La naturaleza allí desborda su esplendor, yo la siento más pura y conservada que la nuestra. Para observar estos colores de México, sólo basta visitar en Octubre los cementerios, la fiesta del primero de Noviembre con la flor de cempasúchil ya nos cambia la idea tétrica de la muerte. Sin duda el color dorado transporta más allá de la luz, los pétalos haciendo caminos en los portales, en las calles, en las casas, es una verdadera orgía de vida y esperanza.

Figuritas de dulce mostradas por Doña María del Carmen en Santa Fe de la Laguna (Michoacán)

Monctezuma entabló una guerra al cacique de Tlachquiauco Malinal, porque le negó una flor de tlalixquixóchitl…
En 1428 – 1440, durante el gobierno de Izcóati, en Chapultepec ya existían jardines sabinos y ahuehuetes, tal vez por ello, las flores son no sólo el color sino la ilusión y la alegría de las gentes de México.

Guanajuato uno de los 17 jardines que representan a diversos países

Coatlicue es la diosa azteca de la tierra y la fecundidad, su nombre en nahuatl significa “Señora de la Falda de Serpientes”. Su falda estaba hecha de serpientes y su collar ostentaba los corazones de las víctimas sacrificadas. Es un mito muy curioso. Era una diosa feroz, sedienta de sacrificios humanos, se asemejan sus garras afiladas al jaguar, el animal sagrado.  Su figura es antropomorfa, las serpientes la cubren y simboliza también a la humanidad. Se encontró en 1790, su monolito que fue hallado en el Zócalo de la Ciudad de México, en el lado sur del Palacio Nacional a una calle del templo de Tezcatlipoca.

La diosa azteca Coatlicue

Uno de los primeros jardines de México fue el de Texcoco, data del siglo XV, Netzahuelcóyoti, lo mandó construir en la roca, recreándose en las flores sobre los quinientos veinte peldaños de la escalera que, este rey poeta de los alcolhúachichimecas, mandó construir en la roca. Podemos imaginar la exhuberancia de aquellas plantas y la variedad de colores adornando las cascadas, las terrazas, los mármoles y cada rincón de este lugar mágico…

Jitomates

Lugar de ensueño, como aquel otro jardín del “Cerro de la Langosta” en el bosque de Chapultepec o aquel otro jardín de Xochimilco. Sin olvidarnos del Señor de Ixtapalap, o el de Huaxtepec y tantos y tantos rincones de las aldeas donde nunca faltan las flores.

Alcatraces o calas

Reconozco que me encantan los alcatraces, lo que en España llamamos calas, para mí son como cucuruchos de nieve a corazón abierto, flor callada, ornamental, de arácea estirpe, parece una flecha tirada al viento de los sueños, es dulce y sensual, flexiblemente acuática, se ven en los mercados como flechas de luz caídas en el barro húmedo de las milpas; es verdad que los alcatraces me dan la sensación de la tristeza, son como la noche o el atardecer, pero sí, a la vez son el día donde se esconde el oro de los presentimientos…

Calaveritas de dulce


¡Oh! Flor, desde tu rostro, se eleva mi espíritu.

¿Y quien guarda tus amores?
Las flores.
¿Qué pasa cuando las miras?
Suspiras.
¿Quién sacia tus embelesos?
Los besos.
Así cuando el jardín canta
al alba de los excesos…
La brisa entona murmullos:
flores que suspiran besos.
Julie Sopetrán





18 comentarios:

  1. Mi querida Julie: Hay dos verdades: El color de Mexico que es maravilloso y segunda, que lo llevas en el corazón. Conozco muy poquito México pero sí que puedo hablarte de los jardines de Xochimilco y del de Chapultepec y son deliciosos. Efectivamente, Julie, es el país de los colores.

    Preciosa entrada.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  2. Hola Julie, te desbordas en sentimientos hacia tu tierra. No sólo con lo que escribes, tus fotografías son pura poesía...

    Una lluvia de felicidad para ti.

    ResponderEliminar
  3. Querida Julie:

    Aparte de tus magníficos textos, la explosión de color con la que los ilustras hace que el venir a leerte sea una de las cosas más gratificantes que, sin duda, voy a hacer hoy.

    Preciosas las figuritas de dulce, no las conocía.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Buen día Julie !!!! que entrada tan llena de color y vida!!! he disfrutado mucho cvon las fotos !!!!! desprenden alegria y desenfado hasta con el tema tan temido como la muerte... gracias por compartir viviencias tan ricas e interesantes. Un saludo cariñoso Begoña

    ResponderEliminar
  5. Hola amiga belisima entrada!!!
    si bien es cierto en Mexico tiene un muy lindo color.....he estado en Playa del Carmen y Cozumel hace muchos anos fueron vacaciones maravillosas!!!!miles besitos

    ResponderEliminar
  6. Impresionante relato, estoy aqui rápido y veloz sin leer mucho, pero me detnedré más tiempo, más adelante, ahora voy a navegar por tu blog, pues en algún post lo he leido, ¿El pañuelo de las nativas?. Me sirve muy bien para comentar una foto de un blog,
    Un saludo Julie, me sirves de enciclopedia. jjjj

    ResponderEliminar
  7. My beloved friend Julie
    What beauty!!!
    Mexiko is a paradise of colors!!!
    Interesting history, a very nice people!!!
    Many thanks for so beautiful trip!
    Un abrazo y besos

    ResponderEliminar
  8. Gracias por transportarme de nuevo con tantos olores y tonos...
    No sé si exista una flor que una los continentes, pero sé que en Rumanía el ave nacional es la Ciocarlie, el ave de las cuatro cientas voces a la que George Enescu rindió tributo en una sinfonía: a la que los nahuatlecos bautizaron como Cenzontle, la misma ave que en España vuela con el nombre de Alondra, y que los sudamericanos más europeos que originarios del Cemanahuac la llamaron luego Calandria.

    Mas seguro que una dama prefiere las flores.

    Un gran abrazo desde Timisoara, Rumania.

    Víctor

    ResponderEliminar
  9. infinitas gracias te da esta asturiana amiga y admiradora por acariciar nuestros sentidos con tan magna belleza, un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  10. Julie, escribes perfecto y con mucha emoción, como las colores del Mexico, intensas, de mucha fuerza interior, muchas gracias por su amistad y cariño, se queda igual para mi. saludos y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Julie!

    Es un placer viajar con tigo. Pero estuve ojeando tu impresionante trayectoria, y de verdad que estoy admira del manantial literario que llevas en tu mochila. Historias... de vidas amigas, que fueron apareciendo en tu vida a lo largo del tiempo, amistades que se quedaron en el camino... que suerte poder contarlo, ¿verdad? ¡Y triste para los que no punieron llegar!... Versos preciosos, prosa hermosa... en fin. Un sinfín de letras que poco a poco iré leyendo.
    ¡Gracias por todo! Julie. ¡Por poder compartir tu sabiduría que no es poca! Y gracias por dejar tu hulla en mi humilde espacio.

    Un abrazo enorme de esta amiga que te estima y admira. Se muy feliz.

    ResponderEliminar
  12. Julie;
    Creo que en eso México se parece a mi país (Brasil), se destaca por los colores, donde quieras que mires.
    Una bella entrada con maravillosas imágenes de ese arco iris.
    Un beso.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  13. Dulce Julie:

    Gracias por hacerme conocer un poco mas ese precioso país, México, con tu relato me he sentido en un mágico tours y gracias por escuchar la música que me encanta.

    Un besito y feliz nueva semana.

    Mau

    ResponderEliminar
  14. hola Julie querida, besitos a ustedes, muchas gracias por su cariño, pongare (?) su blog mi lista lateral de mis blogs amigos,saludos, buena semana.

    ResponderEliminar
  15. Hola Julie!!
    Hablo un poco espanol y me gustan muchisimo sus relatos y sus imagenes.
    La de caballo con las flores amarillos es preciosa!!
    Un abrazo desde Grecia

    ResponderEliminar
  16. preciosos ovillejos querida, me han encantado, tanto como el paseo que me he dado por esas impresiones que inician el blog, es una visita cultural importante.
    Sólo nos quejamos de los gobiernos ineptos desde hace más de cinco siglos, pero nuestros pueblos no tienen mucho que envidiar a La Vieja Europa, tal vez agradecer lo bueno al entendernos en la misma lengua, porque la religión y la imposición de la misma fue un verdadero desastre tal como se llevó a cabo. La Iglesia debería de pedir perdón más a menudo, aunque se esté orgulloso de un patrimonio cultural e histórico. Un abrazo. Elisa

    ResponderEliminar
  17. Hola Julie, acabo de estar en mi querida tierra gracias a ti, ya que con estas palabras me has transportado de una forma maravillosa, gracias por el amor que se ve le tienes a mi México y espero seguir leyendo tu poesia.

    Saludos desde Huelva, Esaña.

    ResponderEliminar

No te vayas sin decir lo que piensas. Muchas Gracias!