Archivo del blog

jueves, octubre 20, 2016


ME ENGAÑABA     Calaverita

Calaca - Calavera

La muerte vino a decirme
que me estabas engañando;
y como no la creía
pues se fue tambaleando.
Dejó un hueso en cada esquina
para que yo la creyera;
cuando me fui de paseo
¡Ay Dios mío! Qué cojera...
Sentí que algo me pasaba
debajo de una farola;
La Loquita me mostraba
que los huesos eran trolas.
Allí mismo antes de anoche
mi marido se besaba
con la fulana más progre,
porque le daba la gana.
Gracias a la Pelos supe
que la verdad es mentira;
cuando los huesos se quiebran
las calles, están vacías.
Cojita, salí del borde
de la acera, y Deshuesada
apoyada en el garrote
me dirigió hasta la plaza.
Y más huesos de la Loca
hablaron. No quise oír
embustes de mi querido
que no puedo desmentir.
Hueso a hueso en cada calle
palabras de desengaño;
un despilfarro de juergas
que al andar, me hacen más daño.
Me divorcié de mi esposo
las conocí a todas ellas...
Y ahora, me lleva la Huesa
en una silla de ruedas.

©Julie Sopetrán
2016
No dejes de visitar:

http://www.dayofthedead.com/

3 comentarios:

  1. Vaya final doloroso mi querida Julie.
    A veces conocer verdades o mentiras, causan un daño irreparable, por muy bien que se remiende el roto siempre quedan las puntadas.
    Un buen fin de semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Hola Julie! Sinto falta de visitar seu blog, Mexico me encanta e esse poema é lindo! Bom fim de semana.
    Un abrazo, Anamaria

    ResponderEliminar
  3. Gracias Ambar, por venir a leerme.
    Gracias Anamaría do Val. Agradezco mucho la lectura. Un abrazo.

    ResponderEliminar

No te vayas sin decir lo que piensas. Muchas Gracias!