Páginas vistas en total

domingo, 26 de agosto de 2012

LAS CAPILLAS EN LOS PUEBLOS DE LA ZONA PURÉPECHA


 
 

Texto y fotos: Julie Sopetrán


Las capillas "son los edificios contiguos a una iglesia, o que forma parte de ella, con altar y advocación particular", según dice nuestro Diccionario de la Lengua Española, pero en Michoacán, cuando se dice Las Capillas, se piensa en una zona especialmente purépecha, donde además de atender a los enfermos, en estas capillas  se rezaba y fueron creadas por verdaderos artistas indígenas, guiados por misioneros allí instalados, que fueron a conquistar esos territorios tan distintos a los físicos y que pertenecen a la belleza del espíritu creador.
Desde Morelia a Uruapan hay más de cien kilómetros que recorrer pero el camino no se hace largo yendo por tan típica y pintoresca sierra rodeada de pueblos indígenas.
 

Ya en Pátzcuaro "lugar de pescado", encontramos la Capilla del Humilladero. A su retablo se integran piezas de diversas épocas, con diferentes estilos. Podemos admirar su frontal barroco de una belleza singular, así como sus esculturas de arcángeles.  Paseando los pueblos de Uruapan, "el lugar donde los árboles siempre tienen fruto", sobre todo de aguacates, y contemplando el paisaje desde una agradable carretera,  rodeada de bellísimos bosques, encontramos lugares tan atractivos como Zirahuen, que le da el nombre a su azulado lago.
Serpenteando el camino, a la derecha, encontramos la llamada Meseta Tarasca y los pueblos de Capacuaro, Paracho, Aranza, Cherán, Carapan, es el camino que conduce rumbo a Zamora...  Pero si vamos a la izquierda, encontraremos  otros tantos pueblos indígenas llenos también de encanto. Son subidas y bajadas desde donde se puede contemplar el paisaje.  Tingambato donde no sólo podemos comer las mejores chirimoyas del mundo, también visitar sus descubrimientos arqueológicos relacionados con los teotihuacanos. 


Sin duda Uruapan y sus alrededores, forman parte de un paraíso de color y sabor michoacanos  y, sí,  existen numerosos lugares para contemplar, admirar, sentir y vivir plenamente  su belleza, como San Juan Nuevo Parangaricutiro, se dice Nuevo, porque fue fundado después que la arena y la lava de la erupción del volcán más joven del mundo, el Paricutin, sepultó al Viejo pueblo. Este lugar se llamó anteriormente San Juan de las Colchas o Parangaricutiro.
Vamos dirección a Angahuan, que significa "Ahuahuani, no son muchos", comunidad indígena, de este pueblo he de destacar la magnífica fachada plateresca de su iglesia, así como su artesonado. Desde el mirador, se puede ver el volcán Paricutín y el templo de San Juan cubierto por la lava.
 
 

Seguimos a Corupo, por San Felipe y llegamos a Pomacuaran,  que significa "lugar de muchas palmas", en un atrio, desde lo alto, podemos contemplar un paisaje único en el mundo, allí se encuentra el templo de San Miguel, con una techumbre de madera que llama la atención por su belleza y por el lugar donde se encuentra tan espectacular como inesperado.
Otro lugar: Nurio o "El Nurite" famoso por el Templo dedicado al Señor Santiago Apóstol, este lugar es uno de los más especiales o solemnes de la arquitectura novo hispana. Posee también su Capilla Hospital, su interior es de lo más bello que puede contemplarse en artesonados policromados. 
 
 
Desde ahí seguimos hasta Cocucho, este pueblo significa "gente que vive en la cima o en lo más alto" Su iglesia de piedra y barro, está dedicada a su patrón San Bartolomé, aunque su artesonado está dedicado al Señor Santiago Apóstol y la belleza de su retablo es inigualable.
Los santos tienen una singular importancia en estos entornos indígenas, especialmente Santiago Apóstol, y todos los símbolos del Camino de Santiago, que sin duda, llevaron los misioneros a estos lugares. Muy cerca de Cocucho, está Charapan, el "lugar de la tierra roja", aquí, su iglesia está dedicada a San Antonio de Padua.  Y así llegamos a Zacan, "lugar pedregoso" su enorme templo está dedicado a San Pedro, llama la atención su gigantesco y bellísimo retablo, dorado, con pinturas y esculturas muy valiosas, como un relieve del Buen Pastor en la puerta del Sagrario. Famosa es en toda la Sierra, las fiestas de San Lucas en Octubre.
 
 
En esta Meseta P´urhepecha, son muy comunes las huatáperas, (capillas hospital), que contienen hermosísimos artesonados, imágenes policromadas, detalles y tesoros de gran valor artístico que adornan el quehacer diario de los indígenas, todo envuelto en esa paz y limpieza de los bosques y las montañas y también en esa rudeza campesina que puede, con el tiempo, aniquilar la obra de arte, por la humedad de las lluvias o por el mismo abandono humano.

 

En el pueblo de Pomacuarán, se perdió el templo principal, el actual es la capilla de lo que fue hospital y está dedicado al patrón del pueblo, San Miguel Arcángel, tal vez esta capilla es de 1533, reconstruida en 1672. En su interior el piso es de tablones de madera originales, el techo es un artesón de media artesa, sorprendente, está adornado con ingenuas pinturas que hacen alusión a la vida de Jesús. También se pueden admirar escenas de la vida de la Virgen, ángeles y lo más curioso, es que aparece la imagen del demonio vencido por el arcángel San Miguel y una escultura bastante grande de Luzbel.  Me sorprende ver los vestidos y adornos que ponen a los santos y a las imágenes en estos lugares, los visten como si fueran personas.


 Frente al templo existe un atrio donde el turista aprovecha para contemplar el paisaje y llevárselo en su cámara. Recuerdo de este lugar, la cocina, que pertenecía al antiguo hospital y todavía conservaba el olor y el sabor del lugar, las mujeres cocinaban afanosas y no dejaban que nos fuéramos sin probar la comida.


Entre los muchos pueblos que visité se encuentra también Santiago Nurio, el nurite es una variedad de te, de ahí le viene el nombre. Este lugar se encuentra en el centro de la llamada Meseta.  La gran fachada del templo es sorprendente para el visitante, algunos nativos dicen que es  la Catedral de la Sierra, dedicada también a Santiago Apóstol. En el friso de la fachada se puede leer 1639.  Su planta es rectangular, sus muros están construidos en piedra y lodo y ostenta un precioso frente de piedra labrada.  Frente al templo existe una cruz también de piedra labrada. Al entrar al templo, a mano derecha, llama la atención el baptisterio, su originalidad está basada en que parece un barco llevado por los apóstoles.  Al alzar la vista me encuentro con un delicioso coro de ángeles, querubines y músicos pintados y enmarcados con diseños de grecas y lacerías multicolores de gran magnificencia, justo allí  en el entablado del sotocoro. Me admiro ante los tres retablos barrocos del siglo XVI, dedicados a la Inmaculada Concepción de la Virgen, que preside el hermoso conjunto y también  una pintura de Santa María Magdalena y un retrato que se supone representa al obispo de Michoacán Francisco Aguiar y Seixas.

 

Algunos retablos son de estilo neoclásico,  la cornisa de madera soporta el artesón ya sin pintura y algunas vigas, sin embargo, conservan intacta su decoración.
En este lugar fue donde Tata Vasco de Quiroga, organizó la producción del sombrero de fieltro.
En Cocucho, al norte de Charapan, tal vez uno de los lugares más altos de la Sierra Purépecha, se levanta un templo precioso, siglo XVI, dedicado a San Bartolomé Apóstol, en su cruz atrial se encuentran los símbolos de la Pasión de Cristo. Su fachada es de arco de medio punto reformado. Partes del artesonado están decolorados, pero sin embargo, conserva su policromía el entablado inferior, en forma de trapecio que techa el coro.  Es de gran originalidad el recuadro donde se pintó a Santiago Apóstol en su mejor representación de "mata-moros" montando un caballo blanco y portando una espada, luchando contra los "infieles", entre las patas del caballo, se ven restos de hombres descuartizados; al lado izquierdo se ve un grupo de españoles orando y otro disparando. En la parte derecha hay un castillo en llamas.
 
 

En la parte superior se representa a la Santísima Trinidad junto a la Virgen como intercediendo en la contienda. Vasco de Quiroga tuvo mucho que ver en llevar a cabo estas obras de arte con ideas religiosas que tan magníficamente hicieron los nativos en la madera. Unos troncos grandes con cubierta de tejamanil, forman una especie de espadaña que guarda artísticamente las campanas. Merece la pena recorrer la Meseta para admirar estas Capillas únicas en el mundo por su originalidad.
 

En estos lugares, las mujeres son muy fieles al idioma nativo, también conservan su indumentaria de blusas bordadas con gran esmero y artesanías muy variadas, elaboran también objetos utilizando las mazorcas del maíz y sus hojas. Ellas trabajan y crean los "guanengos", prendas bordadas a punto de cruz, también hacen las famosas "cocuchas", que son unas ollas alargadas de diversos tamaños, pueden ser voluminosas, se usaban en otros tiempos para guardar agua, alimentos, etc. Y dicen, que antiguamente se usaban como féretros para colocar los cadáveres de los difuntos. Aunque la población es purépecha  hablan también el español.
 

He de destacar que cuando yo visité estos lugares, existía un Consejo Nacional que promulgaba el lema: "adopte una obra de arte", son gente voluntaria interesados en conservar su patrimonio, esto consistía en despertar la conciencia de la sociedad ante estas obras de arte que se estaban destruyendo y querían restaurarlas recogiendo donaciones. Conservar y restaurar, no es fácil, con estos programas del sector privado, se refuerza y regenera la cultura haciendo partícipes a las instituciones. Adoptar una obra de arte es ayudarla a que permanezca, obras pictóricas, esculturas, textiles, libros de gran valor se están salvando de esta manera.


Amigos, si van a México, les recomiendo este recorrido por la Meseta Purhépecha, no se arrepentirán de visitar estos lugares. Las Capillas en la zona de Uruapan, están todavía por descubrir, son auténticas joyas que nos hablan de una fusión universal, como fue la indígena y la española. Su valor y su belleza quedarán para siempre en la retina y en el corazón del visitante que sepa apreciarlo.

 

9 comentarios:

Elsa Tenca-Mariani dijo...

COMO siempre ,Julie, me deleito con una crónica ducumentada más de esa cultura que amamos.
(La finalidad de las capillas como concepto pasó en la 'transcultura' a construir las capillas adentro de los hospitales públicos...)

Un abrazo de Elsa
NOTA: por favor envíame la URL del otro blog.-GRACIAS

Maribel Cano dijo...

Que precioso e ilustrativo paseo me acabas de describir en éste artículo, Julie...
Debe de ser un auténtico tesoro de la historia y de la Naturaleza esa meseta purhépecha...
Me encanta leer estas magníficas leccines de arte e historia que nos muestras...
Un beso querida Julie

Maribel

censurasigloXXI dijo...

Julie, hola, amiga!

La verdad es que estas gentes, Vasco de Quiroga por ejemplo, el que hizo edificar la capilla del Humilladero o del Cristo, son los responsables de la evangelización de personas que ya tenían sus cultos. Esa capa de bondad que les reviste es tan falsa como su alma, me explico, son personas que tras la edificación de una escuela llenan los corazones y los espíritus de las personas con sus dogmas. Por eso, cuando veo a esas mujeres manteniendo su lengua, sus costumbres, sus hermosos vestidos bordados o su seriedad y orgullo por lo suyo, me llega al corazón y me siento feliz a la vez.

Bravo por ellas.


Supongo que soy algo famosa por mi honestidad... así que no me lo tengas en cuenta si molesto, si? Es sólo una opinión...

Un fuerte abrazo y un cafelito con hielo.

LOBEZNA dijo...

Cada pueblo tiene sus cosas, costumbres, templos y demás, pero siempre da gusto conocer culturas nuevas. Gracias por enseñarlas. Un abrazo.

MINHA VIDA DE CAMPO dijo...

Que blog interessante, estou conhecendo o México através de relatos. Obrigada por compartilhar. Um dia pretendo conhecer esse maravilhoso país.
Tenha uma ótima semana.
Anajá Schmitz
Minha vida de campo.

mj dijo...

Cuánto color, me encanta Julie ver que aún hay gente fiel a esa cultura tan suya a pesar de la globalización.
México tiene que ser una tierra de contrastes y en la diversidad está la riqueza de quien la habita.
Un paseo hermoso sin duda alguna.
Un abrazo

Duendes dijo...

Hola guapa,
que reportaje tan lindo y rico de dettalles...es todo un lujo.
besitos.

Ángeles dijo...

Hola querida Julie, después de casi dos meses de vacaciones vuelvo a reencontrarme contigo. ¡Que magia tiene tu blog, es una ventana abierta a otra cultura, otras costumbres y un colorido policromado, que impacta en el alma.

Me encanta llegar a tu espacio, porque siempre me llevo nuevas vivencias de tus relatos y tus maravillosas fotografías, dignas de la mejor reportera.

Gracias por todo lo que nos das con tus entrdas.

Te dejo mi abrazo, con estrellas de felicidad.

canela988 dijo...

Hola Julie, precioso reportaje ya que no sé puede llamar de otra forma, por la cantidad de información que aportas. Es agradable conocer otras culturas en primera persona, más yo de momento me conformo con las tuyas.
Recibe un cordial saludo desde Barcelona.